Piensa dos veces antes de ese encuentro con tu expareja. Aquí las razones principales por las que algunos tienen sexo con un ex y sus posibles consecuencias.

Tener sexo con tu expareja siempre es un tema controvertido.
Tener sexo con tu expareja siempre es un tema controvertido. | Fuente: Difusión

Terminar una relación de pareja no siempre es afrontada de la misma manera, ya que hay algunas personas que prefiere acabar este vínculo lo más rápido posible y cortar por lo sano para que la herida cicatrice más rápido. Y hay quienes van de a poco para robar si así duele menos esta ruptura.

Así como hay quienes te dicen adiós como si no te hubiera conocido, también hay quienes solo suelen vuelven para tener sexo y recordar los viejos tiempos. Aunque el mantener relaciones sexuales con tu expareja resulte un tema polémico, un estudio publicado en Archives of Sexual Behavior, revela que este encuentro sexual no obstaculizaría tu capacidad de superar la ruptura.

Tras un seguimiento a los participantes durante dos meses, se obtuvo que las personas que querían tener sexo con su expareja lo lograban y no tenían la intención de recuperar la relación, luego de esa noche de pasión.

La investigación afirma que "quizás aquellos que optan por tener relaciones sexuales con una expareja están menos motivados para cerrar la relación, y por lo tanto, no sienten conflicto con esta conexión. Para estas personas, cumplir con los objetivos de conexión mediante la actividad sexual con una expareja puede ser una experiencia global positiva".

Pero también hay que tener en cuenta que tener sexo con la expareja puede abrir heridas del pasado o revivir una antigua conexión. A continuación, te presentamos cuatro razones por la que algunas personas tienen relaciones sexuales con su ex y cuáles son las posibles consecuencias.

  1. Es difícil renunciar

“Si te estás perdiendo el mejor sexo que tuviste, puede ser difícil renunciar y no necesitas tener intereses o metas comunes en la vida para que una conexión sea placentera”, indica Teresa Johnson, doctora en Psicología y terapeuta sexual.

La especialista recomienda preguntarse: “¿Tú y tu expareja estarán satisfechos con el sexo sin ataduras en ese momento o alguno de ustedes tendría que comprometerse demasiado para darle a la otra persona lo que quiere?”

  1. Necesitas un consuelo

Este es uno de los factores principales por la que muchos no pueden soltar a su expareja. Tener sexo con esa persona podría servirte como una buena dosis de “familiaridad”.

Por ello, debes saber que si el tener relaciones sexuales tiene ese significado para ti a nivel emocional, “puede que te sientas peor cuando termine”, advierte el doctor en Psicología Jared Grant.

“Piensa que en tu ex como un viejo hábito de fumar: deja de fumar, fuma un cigarrillo en un momento de debilidad y luego tienes que dejarlo de nuevo. Puede ser aún más difícil ahora“, menciona.

  1. Simplemente extrañas a esa persona

Seguir pensando en tu expareja puede ser otro factor importante. Por ello, debes tener una conversación previa sobre lo que ambos quieren conseguir con esta noche de pasión.

Si tú esperas revivir el romance y tu ex no siente lo mismo, lo más aconsejable es no relaciones sexuales. “En cambio, recuerda por qué rompiste en primer lugar“, señala la doctora en Psicología Rachel Needle.

  1. Querer recuperar la relación

Si lo que buscas es recuperar tu relación mediante el sexo, no es una buena idea. “No recomendaría dormir con un ex para sentirme deseable o recuperar el control porque hacerlo permite que la situación y tu ex definan tu autoestima”, advierte el especialista Coto.

Si tu relación ha sido tóxica, es común quedar atrapado en la idea de querer “volver con tu ex”. “Especialmente si autoestima ha sido destruida por ellos”, complementa Grant.

NUNCA ES SOLO SEXO

"En toda ruptura de pareja hay dos personas y dos maneras de vivirlo. Por lo general, una de ellas se desenamora y quiere terminar y la otra se encuentra con la sorpresa, sigue enamorada y desea continuar. Lo más importante es la sinceridad y la honestidad y reconocer que una relación de pareja no puede ser cuando una parte ya no siente el amor necesario para seguir adelante", insiste el sexólogo.